Historia

La Universidad Tecnológica Metropolitana se fundó, mediante la Ley Nº 19.239 publicada en el Diario Oficial el 30 de agosto de 1993, como una institución de educación superior del Estado, autónoma, con personalidad jurídica y patrimonio propio.

Su objetivo primordial es la creación, cultivo y transmisión de conocimientos por medio de la investigación básica y aplicada, la docencia, la extensión y la formación académica, científica, profesional y técnica orientada preferentemente al quehacer tecnológico.

La promulgación de la ley que creó la UTEM se realizó en una ceremonia encabezada por las autoridades de la época: el Presidente de la República, don Patricio Aylwin Azócar, primer doctor Honoris Causa de la Universidad (distinción otorgada en 1996), y el ministro de Educación, Jorge Arrate Mac Niven, en el Salón Montt-Varas del Palacio de La Moneda.

La Universidad Tecnológica Metropolitana sustituyó al Instituto Profesional de Santiago (IPS), institución del Estado creada en 1981 como sucesor de la Academia de Estudios Tecnológicos de la Universidad de Chile.

Mientras el primer Rector de la UTEM fue Luis Pinto Faveiro, entonces máxima autoridad del IPS, su primer Consejo Superior se constituyó el 14 de noviembre de 1994 y estuvo compuesto por destacadas personalidades académicas como Raúl AtriaBenapres, actual vicedecano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile, y Edgardo Enríquez Frodden, exministro de Educación y exrector de la Universidad de Concepción, doctor Honoris Causa de nuestra casa de estudios; además de actuales académicos y directivos de la UTEM, como Julio Martínez Valdés, director del Departamento de Diseño, y Santiago Zapata Cáceres, profesor titular de la Facultad de Ingeniería, entre otros.

Historia de la Casa Central

La actual Casa Central de la Universidad Tecnológica Metropolitana es parte de las antiguas casonas de la calle Dieciocho de la ciudad de Santiago de Chile, declarada “Zona Típica” por el Consejo de Monumentos Nacionales del país.

La construcción, que tiene la categoría de “Inmueble de Interés Histórico y Artístico”, data de la primera mitad del siglo XIX y pertenecía a Manuel Camilo Vial Formas, ministro y senador durante el gobierno de Manuel Bulnes Prieto (1841-1851).

El inmueble fue comprado por el Estado de Chile con fines de beneficencia, ya que el Presidente Manuel Montt Torres (1851-1861) lo donó a las Hermanas de la Caridad para las obras sociales de la Congregación, entre las que se contaban una Escuelita Externa, un Obrador (escuela o taller de costura), el dispensario San Vicente de Paul y un orfanato de niñas, iniciativas que se pusieron en marcha en 1855.

A principios del siglo XX, las religiosas edificaron en el primero de sus dos patios una capilla de estilo neogótico, bajo la supervisión del arquitecto de origen francés EugèneJoannonCrozier. La ceremonia de bendición de la obra, ya finalizada, se efectuó en diciembre de 1903.

En la capilla, su bóveda estrellada y sus vitrales color rubí y zafiro fabricados en Lyon (Francia) por el artista LucienBégule –que representan la vida de santos de la Iglesia Católica-, junto otros detalles arquitectónicos y artísticos de la época, se conservan hasta hoy, dotándola de un alto valor patrimonial.

En 1973, la Congregación cierra la casa, la que se traspasa a la Universidad de Chile, año en que el Arzobispado de Santiago autorizó reducir a uso profano la capilla. Un año después, producto de la construcción del trazado de la Panamericana Norte Sur, fue expropiada parte de la propiedad.

Con la fundación del Instituto Profesional de Santiago (IPS) en 1981, el inmueble pasa a su propiedad, el que se vería dañado producto del terremoto que afectó a la zona central del país a mediados de la década.

Hacia 2001, se oficializa el traspaso de la histórica casona a la UTEM, constituyéndose en su Casa Central, donde funcionan sus unidades administrativas.

Hasta la actualidad, la construcción ha mantenido su arquitectura original gracias a sucesivas restauraciones. La capilla de estilo neogótico es hoy el Salón de Honor de la Universidad y se ocupa principalmente para actos solemnes de carácter académico, además de diversas muestras culturales.

Fuentes:

  • Guzmán, R. (1993) “Para la Restauración Crítica de la Casa Central de la Universidad Tecnológica Metropolitana ex IPS”. En: Revista Trilogía, volumen 13, N°21, de diciembre de 1993.
  • Peña, M. (2008) “Chile, Memorial de la Tierra Larga”. Santiago, RIL editores.
    Joannon R. E. (2009) “Eugéne Joannon Crozier (1860-1938)”. Santiago, Impresora Ograma Ltda.
  • Testimonios y documentos de la Compañía de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul presentados por la Hermana María Victoria Leal Valladares, responsable del Archivo Provincial de la Compañía

Honoris Causa

El 20 de marzo de 1996, la Universidad Tecnológica Metropolitana entregó su primer título Doctor Honoris Causa al ex Presidente de la República Patricio Aylwin Azócar, en mérito a su brillante trayectoria profesional y académica, y a su protagónico papel en la historia de Chile y en la de nuestra institución.

En mayo de ese mismo año, la UTEM concedió su segundo título Doctor Honoris Causa al médico Edgardo Enríquez Frodden, exmiembro del primer Consejo Superior de la Universidad.

El tercer Honoris Causa fue otorgado al ex Presidente de la República, Ricardo Lagos Escobar, el 30 de abril de 1998.

Siete años más tarde, tan alto honor le fue concedido al Doctor GuiBonsiepe, reconocido teórico, diseñador industrial, consultor internacional y autor de numerosos textos de lectura obligada en la disciplina de Diseño.

El 06 de mayo de 2015 la Universidad Tecnológica Metropolitana otorgó su quinto título Doctor Honoris Causa al músico nacional Vicente Bianchi Alarcón, por su nutrida trayectoria artística y extraordinaria vocación como pianista, compositor y arreglador orquestal. Como creador de la música de nuestro himno institucional, también representa un significativo aporte para la historia de nuestra Casa de Estudios Superiores.

ACERCA DE LA UTEM

AUTORIDADES

WordPress Lightbox