Solidaridad y pandemia vista desde Trabajo Social UTEM

Autor: |
Académico José Antonio Román Brugnoli, de la citada carrera de la universidad, participa en la investigación “Solidaridad y COVID-19 en Chile: tensiones y desafíos para afrontar la pandemia solidariamente”, publicada hace poco.

em>“La pandemia ha demandado la colaboración entre diversas instituciones a escala nacional, así como la construcción de un sentido colectivo que promueva el cumplimiento de las medidas sociosanitarias impulsadas por el gobierno. Sin embargo, estamos en una sociedad donde prima el individualismo, el hedonismo, la desigualdad y la competitividad, por lo que la solidaridad se vuelve un asunto más que relevante para poder restablecer un tejido social mínimo, de modo de volver a pensarnos como un colectivo, pueblo y comunidad, que tenemos nuestros destinos mutuamente intrincados”.

Así lo señala el profesor José Antonio Román Brugnoli, del Departamento de Trabajo Social UTEM, quien hace casi quince años estudia el fenómeno de la solidaridad en Chile y recientemente ha realizado una publicación internacional en la que aplica el concepto a la situación de pandemia vivida en el país. Poniendo el foco en las políticas públicas estatales y el comportamiento social ante la crisis sanitaria, el académico hace un análisis de cómo afronta Chile este fenómeno mundial.

El académico y Doctor en Psicología Social, plantea diferentes preguntas respecto de qué tan preparados estamos como sociedad para hacer frente a una crisis desde un actuar solidario, y nos invita a reflexionar sobre ¿Qué tan instalada está la solidaridad institucional, desde la constitución, la legislación y las políticas públicas?¿Cómo se comportan los estados y los gobiernos?¿Son solidarios, o imponen la solidaridad?¿Qué evaluación hace la ciudadanía de esta gestión?¿Cuál es la actitud que asumen los ciudadanos respecto a la ayuda mutua y la solidaridad?

“Al inicio de la pandemia, comenzó todo este discurso sobre la importancia de enfrentar la crisis sanitaria solidariamente, se posicionó la cuestión de cuidarse entre todos como un gesto de solidaridad con el otro, y el hecho de no hacerlo era catalogado como un acto de egoísmo. De esta manera, se instaló fuertemente -a nivel social y político- la solidaridad como un eje fundamental para detener los contagios del virus que se estaba propagando en todo el mundo. En este sentido, podríamos decir que solidaridad y responsabilidad social van muy de la mano. A nivel estatal y gubernamental, solidaridad tiene que ver con cómo se entiende y realiza la responsabilidad social”, señala Román Brugnoli.

La crisis sanitaria ha obligado a las instituciones gubernamentales a tomar diferentes medidas sociales de prevención y cuidados para controlar la propagación del COVID-19. Estas han consistido en campañas de vacunación, limitaciones en la movilidad de las personas, reducción del aforo en lugares públicos, uso de mascarillas, entre otras disposiciones que surgieron desde marzo del año 2020, algunas de las cuales siguen vigentes, luego de casi tres años.

“Sin duda que el tema de la pandemia sigue hasta hoy. Tengamos en cuenta que -si bien han disminuido los contagios- los efectos que la crisis tuvo y sus medidas, en el plano económico, laboral, social, territorial, aún continúan, como por ejemplo los efectos en la depresión económica, o en la inseguridad social. Y el tema de la solidaridad ha sido un eje fundamental de respuesta ante la crisis, incluso en las esferas políticas y administrativas. Pensemos que todo el movimiento y proyecto de nueva constitución es -en realidad- parte de una solidaridad institucional. Dejar de que el estado sea meramente subsidiario, y que pase a ser un estado social con políticas sociales fuertes, tiene que ver con la solidaridad institucional plasmada en una constitución”, asegura el profesor de Trabajo Social.

La publicación internacional

A partir de un trabajo desarrollado en conjunto con el Centro de Estudios sobre Solidaridad Contemporánea de la Universidad de Viena, Austria, en el que participan universidades de más de 15 países europeos y latinoamericanos, se crea el “Proyecto Internacional SOLPAN+”, una red internacional de estudios en torno a la solidaridad en la pandemia. En este contexto, el docente de la UTEM, José Antonio Román Brugnoli, en representación de la UTEM, está a cargo de la investigación sobre el caso chileno en este tema y recientemente ha compartido una publicación al respecto, en la revista latinoamericana Polis.

“Este proyecto nace vinculado a una trayectoria y línea de investigación del tema de la solidaridad en la pandemia, donde nos proponemos estudiar y conocer cuál es el sentido de solidaridad que se activa en la sociedad para los cuidados mutuos de contención de la propagación del virus. Quisimos conocer cómo opera la gente en este contexto y, asimismo, los estados y gobiernos frente a la crisis sanitaria mundial”, explica el académico.

“Solidaridad y COVID-19 en Chile: tensiones y desafíos para afrontar la pandemia solidariamente”, es el título del apartado sobre nuestro país, que representa el capítulo número 10 de la publicación internacional. La investigación consistió en más de dos años de estudio y análisis de diversas mediciones y entrevistas en diferentes regiones de Chile.

“Esta investigación es de gran importancia, puesto que estudia un tema de contingencia mundial como lo es la crisis sociosanitaria y económica que ha significado la pandemia de los últimos años. Además, este proyecto está inserto en una red internacional de universidades que abordan esta materia, por lo que también posiciona a la UTEM dentro de un grupo selecto de instituciones académicas que están investigando esta área de relevancia global”, señala el docente de nuestra universidad.

Polis es una publicación científica latinoamericana dirigida a académicos/as, investigadores/as y profesionales de las ciencias sociales. La revista, aborda principalmente temáticas relacionadas con las áreas de la antropología social, la ciencia política, la economía política, la historia, y la sociología, incluyendo trabajos con enfoques interdisciplinarios.

“Para realizar esta investigación, hemos construido una red latinoamericana que estudia la solidaridad en la pandemia, donde yo he tomado la responsabilidad de hacerme cargo del capítulo chileno, entre los diferentes apartados que contiene esta publicación. Este trabajo colaborativo entre los diversos actores, significó un proceso de definir los propósitos generales, establecer guiones, e identificar las temáticas e instrumentos de investigación a utilizar, para luego adentrarnos en el estudio mismo del tópico central, que es la solidaridad en la pandemia”, explica Román Brugnoli.

Hoy el proyecto está en la segunda fase de entrevistas, la cual representa una de las mediciones principales con las que se sigue desarrollando esta investigación. Luego de la primera ola de conversaciones realizadas en el año 2020, este año se busca crear una visión en perspectiva de cómo la solidaridad se ha sostenido a pesar del tiempo, qué prácticas continúan y cuáles no, y cómo las personas ven el futuro este tema.

“Además del valor social que significan este tipo de investigaciones, también tienen una relevancia especial para la universidad y sus estudiantes. El hecho de que hayan académicos involucrados en una investigación sobre un tema de relevancia mundial, es un valor agregado. En este sentido, para la realización de esta publicación, quisiera agradecer profundamente la receptividad de la Rectora Marisol Durán Santis, y la gestión que ha tenido de elegir un proyecto relevante y pertinente para los intereses de la universidad. Desde los comienzos -en el año 2020- hasta el día de hoy, ha sido de gran ayuda su constante colaboración”, comenta el profesor.

Te invitamos a leer la publicación del académico Román Brugnoli en este link

Etiquetas:

Deje un Comentario

UNIVERSIDAD

PREGRADO

WordPress Lightbox